Juan Carlos I alega no ser un «jubilado» para evitar el juicio por acoso a Corinna

El juez británico que analiza la denuncia de la que fuera amante del exmonarca debe decidir si mantiene o no su inmunidad

La defensa del rey Juan Carlos ante la justicia británica pretende impedir que la denuncia interpuesta en su contra por su examante Corinna Larsen prospere con el argumento de que su retirada de la vida pública, en junio de 2019, a los 81 años, no significa que esté «jubilado».

El magistrado Matthew Nicklin, debe decidir próximamente si el ex jefe del Estado mantiene o no su inmunidad, una cuestión determinante para abrirle juicio por presuntas amenazas, seguimientos ilegales y difamaación para que Larsen no aireara documentación que pudiera «incriminarlo» en una operación de blanqueo de dinero. De hecho, ha solicitado a España que confirme si el padre de Felipe VI sigue formando parte de la Familia Real, la clave del asunto.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, eludió pronunciarse este miércoles sobre el tema durante su balance de fin de año en la Moncloa. Sin embargo, según ‘El Español’, el abogado de don Juan Carlos, Bernardo del Rosal, sí defendió en el informe pericial conjunto en el que participaron acusación y defensa que la abdicación no «jubiló» al rey Juan Carlos como miembro de la Familia Real y que sigue siendo inmune a la acción de los tribunales británicos y solo debe responder ante el Tribunal Supremo de España.

El abogado contratado por la defensa de Larsen, José Antonio Choclán, no obstante, sostiene que los jefes de Estado en España «pierden su inmunidad para ser procesados por actos privados cuando abandonan sus funciones» y que don Juan Carlos perdió esa protección en 2014.

COMPARTE:

Share on facebook
Share on twitter
Share on print
Share on email